• X

Frase de la película Miedo y asco en las Vegas de Johnny Depp

3(3 votos) | 0 COMENTARIOS

Poca gente entiende la psicología de tratar con un policía de carreteras. Un conductor cualquiera se asusta e inmediatamente se detiene a un costado. Eso está mal. Provoca el desprecio del policía. Hagan que el bastardo los persiga. Y lo hará. Pero no sabrá qué hacer cuando señalicen como si fueran a doblar a la derecha. Eso le indica que están buscando un sitio para poder hablar. Tardará un momento en darse cuenta de que tendrá que dar una vuelta a 180 grados al instante. Pero ustedes estarán preparados. Metan el cambio. Doblen rápidamente


Frase de la película Miedo y asco en las Vegas de Johnny Depp

2(6 votos) | 0 COMENTARIOS

Ahí va... Uno de los prototipos de Dios. Un mutante ni siquiera considerado para su producción en masa. Raro para vivir, y escaso para morir.


Frase de la película Miedo y Asco en Las Vegas

1(11 votos) | 0 COMENTARIOS

Y eso, creo, era lo principal, esa sensación de victoria inevitable sobre las fuerzas del Mal y de lo Viejo. No en una forma mezquina o militar; no necesitábamos eso. Nuestra energía simplemente prevalecería. No tenía sentido pelear, de nuestro lado o del de ellos. Teníamos todo el impulso; estábamos montados en la cresta de una ola alta y hermosa... Y ahora, menos de cinco años después, puedes subir a la cima de una colina empinada en Las Vegas y mirar hacia el Oeste, y si sabes mirar con los ojos adecuados, casi podrás ver el punto hasta donde llegó el agua, ese lugar en el que la ola finalmente rompió y comenzó a retroceder


Frase de la película Miedo y asco en las Vegas de Johnny Depp

1(1 votos) | 0 COMENTARIOS

Y eso, creo, era lo principal, esa sensación de victoria inevitable sobre las fuerzas del Mal y de lo Viejo. No en una forma mezquina o militar; no necesitábamos eso. Nuestra energía simplemente prevalecería. No tenía sentido pelear, de nuestro lado o del de ellos. Teníamos todo el impulso; estábamos montados en la cresta de una ola alta y hermosa... Y ahora, menos de cinco años después, puedes subir a la cima de una colina empinada en Las Vegas y mirar hacia el Oeste, y si sabes mirar con los ojos adecuados, casi podrás ver el punto hasta donde llegó el agua, ese lugar en el que la ola finalmente rompió y comenzó a retroceder